Leyendo se entiende la gente: La guerra de las salamandras, Karel Capek

 



La década de 1930 presentaba un panorama incierto y Karel Capek supo plasmar la locura de la época. Escrita en 1936 por un antifascista declarado, La guerra de las salamandras es una distopía premonitoria de los sucesos que estaban por llegar, pero también una crítica brutal hacia el colonialismo, el comercio de esclavos, la explotación laboral, el capitalismo, los nacionalismos y el fascismo.


La sátira y la ciencia ficción se mezclan en un relato muy humano en el que el autor logra hilar con mucho humor el periodismo sensacionalista, la biología, la reflexión teológica e incluso tratados sobre educación, para contarnos una historia en la que, a pesar de sus curiosas protagonistas, nos vemos reflejados con nuestras luces y sombras.


Todo comienza con el descubrimiento de unas pacíficas criaturas (Andrias scheuchzeri) y su comercialización como mano de obra barata en un mundo en expansión y competencia. Pronto, las salamandras demostrarán rasgos muy humanos que traerán de cabeza a la comunidad internacional. Después de numerosas discusiones sobre cuál es el lugar de estos asombrosos seres, las salamandras reclamarán su propio espacio y desplazarán al ser humano como reyes de la creación. El mundo no volverá a ser el mismo.




No encontraremos ningún protagonista individual, pues el único protagonismo recae sobre la desmedida ambición humana que nos arrastra al desastre. No encontraremos una historia al uso, porque la historia de la humanidad no sigue un hilo conductor lógico, sino que es un “recorte” sensacionalista de hechos. Pero lo que si nos dará esta historia, aparte de grandes momentos protagonizados por estas criaturas tan humanas, es una reflexión sobre lo que somos, hemos sido y, si nadie lo remedia, podemos llegar a ser.  


Nunca creí que un libro en el que se entremezclan las discusiones sobre biología, la reflexión teológica, la teoría económica y política e incluso los manuales sobre educación, conseguiría hacerme reír y pasarlo tan bien. Espero que disfrutéis su lectura tanto como yo.


Gloria Campo ( Dpto. de Geografía e Historia)



Entradas populares de este blog

Graduación 2Bachillerato curso 22/23

El mejor regalo es volver a casa.