Mitos y héroes clásicos del siglo XXI.Aquiles en el nuevo mundo

 


Aquiles, por accidente se encontró en un lugar muy extraño y desconocido. Jamáshabía visto tanto color en los edificios y tan poca decoración en ellos. Eran edificios cuadrados y con agujeros en sus paredes, que de forma mágica brillaban. Su sorpresa fue mayor cuando decidió pasear su mirada a lo largo de su cuerpo, ¡Llevaba trapos y más trapos!. Tenía texturas; un olor bastante fuerte, como un campo de lavanda;colores, muchísimos colores; y por último se miró los pies, sus grandes y mal cuidados pies, de repente habían desaparecido en una tela de nudos y más nudos.

Increíblemente asombrado Aquiles empezó a correr de espanto, corrió durante al menos una hora hasta que un agudo sonido, un sonido que jamás antes había escuchado. Un objeto extraño pegado a su pierna empezó a vibrar con una rara música. Eso le hizo pararse y que su corazón latiera más rápido y rápido. Cuando decidió cuidadosamente tocar ese objeto y sacarlo de la tela de su pantalón, una luz se iluminó y el objeto se resbaló de sus manos rápidamente.

Estaba aterrorizado, no entendía qué estaba pasando, porqué había tantísimo ruido,por qué llevaba puesto trapos tan raros, por qué todo era cuadrado, y qué les había pasado a sus pies. Llevaba tal susto encima que se desmayó y cayó sobre el geométrico suelo de ese lugar.

Se despertó donde había perdido la conciencia y a su alrededor muchísimas personas que le ayudaron a levantarse, hablaban de una forma muy extraña, como si fueran seres humanos de otro mundo. Aquiles angustiado buscó su lanza, para atacar a los seres, pero no encontró nada. Y muerto del miedo se echó a llorar.

Las personas de su alrededor se quedaron asombrados y esperaron a que se tranquilizara. Por alguna razón que Aquiles desconocía, la gente sabía quién era. Pero él no recordaba absolutamente a nadie.

Y le llevaron dentro de un edificio, cuyas enormes letras decían Itaca. Aquiles se alegró mucho ya que este lugar lo conocía. Lo que no sabía es que tras esas paredes no había nada de lo que él esperaba. Un mundo nuevo, lleno de sensaciones, arte y personas raras, gente que parecía de su edad.

La gente le acompañó hacia una enorme sala llena de tablas de madera y hierros, unas mesas muy raras. Y allí, Aquiles se fue tranquilizando cada vez más y se fue sintiendo más seguro.

Todavía seguía nervioso según pasaban los días hasta que poco a poco se acostumbró y entendió que sería muy difícil pero se acomodaría esta nueva vida.

Era extraño como nadie se mataba por el poder, y no conseguía entender como nadie tenía una espada o un escudo en su hogar. Tampoco comprendía el uso de piedras preciosas y oro de forma tan pequeña. Era un mundo nuevo y muy diferente. Los amigos de su clase escribían sobre unas grandes láminas suaves y lisas de pequeños cuadrados. Utilizaban unos extraños objetos con los que se pintaba fácilmente sobre esas láminas y su escritura era un poco parecida a la que utilizaban en su pueblo.

Todo era nuevo pero ciertamente bonito y curioso y le terminó gustando todo lo desconocido y todas las nuevas costumbres de aquella época.

Entradas populares de este blog

El por qué de todo

Lo nuestro es puro tratro: ruta literaria de "Luces de bohemia"