Leyenda.


 Hoy he encontrado un cuaderno, un antiguo libro. Y como lectora y escritora que soy, sé que los libros pueden servir de puerta a otros mundos, pueden ser portales interespaciotemporales. Así que lo he abierto con mucho cuidado y esto ha sido lo que me he encontrado:



“Irlanda es una tierra mágica, misteriosa y seguramente eso se debe a que en tiempos antiguos e inmemoriales estuvo habitada por dioses. Sí, por dioses, espíritus de la naturaleza que vivieron en la Isla Esmeralda durante mucho tiempo.


Hasta que perdieron la batalla de la colina de Tara, tras la cual tuvieron que abandonar Irlanda. Se exiliaron en la isla de Tirnanoge (también conocida como Tir na nóg en gaélico), un lugar casi inaccesible. Sólo es posible llegar hasta allí bajo la invitación de un hada.

Ha sido descrita como un bello lugar donde no existe la enfermedad y al que han llegado monjes y héroes de distintas épocas. Uno de ellos fue Osi, hijo del mítico guerrero Fionn Mac Cumhaill, el cual pasó tres años en Tirnanoge, años que equivalían a 300 años en el mundo real.”


Llevo más de 10 en esta isla. ¿Cuánto habrá cambiado el mundo desde mi partida? Según la leyenda de Osín, cada año aquí equivale a cien en el mundo real, por lo que debe haber pasado un milenio. ¿Seguirá todo igual que antes? ¿Habrá avanzado la tecnología, la ciencia? ¿Habrá cambiado la mentalidad del ser humano? ¿La humanidad se habrá dado cuenta de que lo importante es pensar en los demás y no en uno mismo? ¿En las escuelas se enseñará que hay que vivir el presente y aprovecharlo para hacer cosas buenas, cosas que ayuden a las generaciones futuras? ¿O seguirá todo igual? ¿Seguirá la gente creyendo que la vida es eterna y que no les puede pasar nada? 

¿Cuántas cosas habrán cambiado? ¿Cuántas cosas echaré de menos cuando vuelva al mundo real? ¿Cómo lograré adaptarme? Pero lo más importante, ¿cómo podré salir de aquí?


E. M.  (3 de diciembre de 1020)


Entradas populares de este blog

Graduación 2Bachillerato curso 22/23

El mejor regalo es volver a casa.